25 jul. 2021

JOHANN TSCHOPP Y SU PASO POR EL MOTOCICLISMO “Los domingos en casa cuando nos preparamos y vamos a las carreras es algo que uno extraña y ojalá termine todo esto para que se retome la actividad así volvemos”.


Johann Tschopp es uno de los representantes de San Salvador en el motociclismo nacional, que por la pandemia no pudo competir en todo el 2020 y muy poco en lo que de este 2021. Mientras espera con ansiedad el regreso de la actividad dialogó con LA SEMANA para comentarnos sus comienzos en el motociclismo y las metas que tiene en el Certamen Argentino.

En este año, esperaban correr el argentino de motociclismo, pero continúa parado. No obstante, para competir, este año pudieron participar de dos pruebas en Rosario del Tala, logrando ganar en la primera fecha en una categoría y salir tercero en las otras dos. En la siguiente fecha finalizó 3º y 4º, dijo Johann.

Salieron buenas carreras, aunque en la primera fecha hubo pocas motos, y en la segunda se sumaron y hubo un buen número, donde fuimos cuatro los que hicimos un buen espectáculo en la punta, agregó.

 

LOS COMIENZOS

Johann ha participado en zonales en Santa Fe y Entre Ríos, además de su presencia principal en el CAM (Certamen Argentino de Motociclismo). “Todo empezó por iniciativa de mi padre que siempre anduvo en lo que es deporte motor, en los autos, y un día, hace unos 15 años, nos llevó a ver una carrera de motos donde le preparó una Zanellita a mi hermano que arrancó corriendo. Al tiempo me la dio a mí para probarla y ahí arrancamos con dos Zanella 50 cc. Después no paré más, comentó.

 

LA ANSIEDAD DE VOLVER A CORRER

“Habíamos comprado una motito para entrenar y salía a hacer un poco de motocross. Se me rompió y no la pudimos arreglar. Después para ponerme bien físicamente con el tema de la pandemia en los gimnasios no se pudo hacer mucho, por lo que estaba todo bastante parado”, indicó Tschopp.

En cuanto a su futuro dijo que “miro muchos videos del Enduro, me llama la atención, y me gustaría correr, aunque ahora estamos en otra disciplina y se hace muy difícil participar porque las motos son muy distintas. A mí me encantaría porque me divierto mucho subiéndome a una moto. Si fuese por mí, como le digo a mi familia, a mi novia, correría toda la vida”.

Mientras espera la pronta reanudación de la actividad motociclista, dijo que “lo hago con mucha ansiedad. Incluso “los domingos en casa cuando nos preparamos y vamos a las carreras es algo que uno extraña y ojalá termine todo esto para que se retome la actividad así volvemos”.

Aunque aún no lo hablé con mis viejos, creo que vamos a seguir un par de años más al certamen de Santa Fe. Las conversaciones con el mecánico de Casilda están encaminadas para que nos den los motores y tenemos todo medio preparado para seguir allá. Y si se puede ir a los zonales de Entre Ríos para seguir sumando minutos en la moto y ejercitándose no viene nada mal para las competencias más exigentes”, resaltó el piloto sansalvadoreño.

El preparador nos da el motor y la atención. El chasis lo hacemos con mi padre y el asesoramiento de un chasista de Rosario.

En el CAM hemos viajado hasta Santa Fe, Córdoba y Santiago del Estero, cerca de La Banda, unos 900 kms, para correr. “Siempre corrimos en 110 cc. con un reglamento medio genérico y un nivel competitivo muy parejo con unas 60 motos por carrera, con series extremadamente peleadas para llegar a la final donde entran solamente 18. Y en la final una moto detrás de la otra, donde contarlo es una cosa y otra muy distinta vivirlo en la pista. Son carreras apasionantes”, dijo Johann.


Hay pilotos en gran parte de Santa Fe, de Entre Ríos (Uruguay y Concordia), de Córdoba hay gente que anda muy rápido y de Santiago del Estero y Mendoza, entre otros.

Sus primeros años en su participación en el CAM fueron muy duros porque no conseguía resultados buenos, como para decir que estábamos contentos. Por eso seguimos participando en busca de un resultado que valga la pena. En otros zonales sí hemos tenido buenos resultados, incluso en Santa Fe fuimos subcampeones un año y ganamos algunas carreras, y mi hermano fue campeón, pero en el certamen nacional es más difícil y seguimos luchando para mejorar nuestro rendimiento.


Tengo que agradecerle a todos los que en estos años han estado conmigo, a los que han hecho fuerza para seguir, mi familia, a mi padre, a mi madre, mi hermano, mi novia que siempre va a las carreras. Si no fuese por ellos no estaría corriendo.

Fuente: La Semana edición en papel.



No hay comentarios.:

Publicar un comentario